Lo mucho que debemos a The X Files, que hoy cumple 24 años

10/9/17


Todavía faltaban dos años para que saliese disparado del útero de mi madre cuando en la televisión de Estados Unidos se estrenaba una serie que, en muy poco tiempo, llegaría a convertirse en un elemento plenamente integrado en la cultura popular: The X Files. ¿Quién no ha oído hablar de Mulder y Scully? Chris Carter no tenía ni idea en aquel entonces, pero acababa de comenzar una historia que influiría poderosamente en creaciones posteriores; una historia que, en muchos sentidos, rompió todos los moldes.

Mulder y Scully inventaron el concepto de "follar con la mirada".

The X Files puso de moda los episodios tipo "el monstruo de la semana" (siendo algunos tan impactantes, como el 4x02 "Home", que estuvieron a punto de ser censurados), además de una enrevesada mitología central que desarrolló a lo largo de la serie: esa aproximación de forma tan inteligente a la ciencia-ficción, unida a una afiladísima crítica al gobierno y a infinidad de cuestiones sociales –como la que abordó mucho más recientemente en el genialísimo 10x04 "Home Again"–, llevó a la serie a convertirse en un auténtico fenómeno en medio mundo.

Y no seré yo, desde luego, quien niegue los méritos de la serie en el campo de la ciencia-ficción, pero si por algo llegó The X Files a romper el molde realmente fue por su increíble pareja protagonista.

Resultado de imagen de mulder scully gif
OXÍGENO POR FAVOR.

Mulder y Scully, como es natural, están inspirados en creaciones anteriores. Los estudiosos de la serie han reconocido en Fox Mulder muchos signos de Dale Cooper, el simpático y siempre amable protagonista de Twin Peaks (ambos tienen esa "buena onda" y cercanía que hasta entonces apenas se había visto en agentes del FBI), mientras que Dana Scully bebe claramente de Clarice Starling, quien marcó un hito para la representación femenina en The Silence of the Lambs. Las bases de ambos estaban claras; lo que resultó sorprendente, e incluso pilló por sorpresa al propio Chris Carter, fue la increíble química tan natural que surgió entre David Duchovny y Gillian Anderson.

Carter ha declarado en varias ocasiones que al principio quería que Mulder y Scully fuesen "solo" amigos, pero su idea quedó desechada rápidamente por esa química innegable y explosiva entre los actores. Y es que son ellos y su relación lo que convirtió a The X Files en algo realmente grande y poderoso. Muchas series posteriores han querido beber de ellos con mayor o menor acierto –entre los casos más claros, los de Bones y Castle, por ejemplo–, pero ninguna ha logrado captar la esencia real de lo que ellos eran, y aún son.



Una de las bases fundamentales en la relación de Mulder y Scully es el respeto. Porque a pesar de sus "piques", de las eternas discusiones entre el creyente y la escéptica (etiquetas, por otra parte, demasiado simplistas para dos personajes tan complejos), ese respeto fue uno de los pilares básicos. Discutían y se enfrentaban intelectualmente, pero aceptaban y, sobre todo, admiraban la inteligencia del otro –lo que se aprecia claramente desde el mismísimo piloto–. The X Files podría haber caído fácilmente en hacer humor tóxico con esa circunstancia, tal y como hizo Bones (¿cuántas veces Booth se burló de Brennan o la menospreció por ser un "bicho raro"?), pero mantuvo siempre activo ese respecto como uno de sus sellos de identidad.

The X Files bien podría haberse llamado "Mulder y Scully contra el mundo". Ese increíble viaje a lo largo de diez temporadas y dos películas (¡y que todavía sigue!), fortaleció su relación e hizo inquebrantable la lealtad del uno al otro pero, sobre todo, supuso una historia de evolución personal como pocas he visto en una serie. Si Scully sigue a Mulder en su cruzada no es "solo" porque le quiera –he leído esa simplificación muchas veces–, sino porque termina creyendo en ella, haciendo también propia esa cruzada que al principio solo era de él. The X Files es, por tanto, una historia de amor, pero también de autodescubrimiento.

Debemos, como decía, muchísimas cosas a The X Files. La serie ha abarcado tantísimos temas e ideas a lo largo de estos años, ha sido pionera y rompedora en tantos sentidos, que podríamos estar discutiendo sobre ella horas y horas. Sin embargo, lo que para mí ha sido más valioso, lo mejor que nos ha dado The X Files, es un modelo inspirador, un modelo a seguir, en lo que a relaciones románticas se refiere. Que hizo de sus bases ese respeto del que os hablaba, confianza, lealtad, admiración mutua. 


Gracias por tanto, The X Files. Gracias por Mulder y POR DIOS gracias por Scully.


Isidro López (@Drolope)

4 comentarios:

  1. Siempre que te leo hablar de The X Files (o veo gifs de estos dos en Tumblr) me dan unas ganas tremendas de ver la serie. Me encanta leerte hablar sobre ella porque me encanta leer a la gente hablar sobre cosas que les entusiasman. Ese entusiasmo se contagia. Sé que me gustaría mucho el estilo, porque es del tipo de series que suelo ver. Siempre te digo que la tengo en pendientes (es verdad, no te miento), y LA TENGO QUE VER, prometidísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Doralais!! Creo que te encantará :)

      Eliminar
  2. Qué buena serie. En su momento, me voló la cabeza. Aún lo hace hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una serie mítica... de esas que marcan un antes y un después :)

      Eliminar