Las 13 razones de Hannah Baker

13/4/17

¡Hola, amigos! Espero que todos estéis pasando una buena Semana Santa, llena de noches sin dormir a causa de capítulos que terminar y contando los días para que llegue la séptima temporada de Game of Thrones (yo lo estoy haciendo), pero no vengo a hablar de lo p*** ama que es Cersei (que podría), hoy vengo a hablar del fenómeno del que todo el mundo habla, de la serie que está revolucionando Twitter y el mundo en general. Hoy os comento 13 Reasons Why y que me ha parecido su final (o su final de temporada, no sabe nada todavía). ¡Comenzamos!

Hace pocos meses comencé a escuchar noticias y rumores sobre esta serie, todo el mundo hablaba de la adaptación del libro de Jay Asher que iba a hacer Netflix. Yo, en ese momento, apenas le dí importancia a las informaciones que iban y venían y no tenía pensado verla, pero a raíz de varias personas que me la recomendaron decidí darle una oportunidad. Y no puedo estar más contento de habérsela dado.

Netflix lo ha vuelto a hacer. Tenemos que pararnos a pensar un momento en la cantidad de grandes producciones que nos está dando esta distribuidora, porque está comenzando a ser mejor que muchos canales de televisión: Orange is the New Black, House of Cards, Stranger Things, Narcos... madre mía, Netflix. Gracias por ser como eres.

Una de las cosas buenas que tiene esta serie es que no te aburres en ningún momento. Eso es algo que no se puede decir de todas las series (hola, The Walking Dead). Cada capítulo pertenece a la historia de Hannah Baker con uno de los personajes, por lo que en cada episodio descubres cosas nuevas acerca de la vida de la protagonista y las relaciones que ha mantenido en el instituto con cada uno de sus compañeros. Eso sí, tengo que decir que cada capítulo es más fuerte que el anterior, por lo menos en mi opinión, porque vamos, tú llegas al episodio 9 o al 12 y lo que quieres hacer es irte a llorar a un rincón o pegar a alguien (y lo digo en serio, casi me pongo a romper cosas cuando vi lo que pasaba en ambos capítulos).

Aunque la serie se cuente desde la perspectiva de Clay Jensen, la verdadera protagonista es Hannah Baker y eso lo sabemos todos. Tengo que decir que muchas veces me parecía que Hannah era un poco drama queen, que hacía una montaña de un grano de arena y que veía las cosas de una manera muy extremista. Pero, aparte de todo eso, me parece el mejor personaje de la serie junto con Jessica (además, es la hija de Addison Montgomery, solo con eso ya me tiene ganado <3). Con sus cintas, la hija de los Baker consigue que sigamos su camino de dolor y acoso escolar que la llevó a ese final que ninguno queríamos que llegara. Todos sabíamos que íbamos a llegar a ese punto, pero creo que a la mayoría de nosotros nos dolió verla suicidándose en la bañera. Fue como si nosotros también hubiésemos perdido a una amiga, como si la conociésemos de toda la vida. Hanna, we love you.

A raíz de Hannah, debo hablar un poco de los temas sociales que abarca la serie, como son el acoso escolar y el suicidio. Creo que lo ha hecho Netflix al adaptar un libro que trata sobre temas tan duros como estos es de admirar, y plantearlo de una manera bastante dura como esta es algo que espero que ayude a concienciar mucho más a la gente y, sobre todo, a los jóvenes de hoy en día, aunque es bastante triste que estemos en una sociedad en la que haga falta una serie para que se consiga abrir los ojos sobre este tema. Todos en algún momento hemos sido Hannah y todos en algún momento hemos sido una razón - y, por cierto, mi compañero Isidro sigue haciendo hincapié en la crítica social que la serie hace a estos temas tan duros, podéis leerle aquí

Después de este momento de seriedad, vamos a hablar de Clay, porque mira, no sé qué le veis a este chaval. Si yo puedo entender que os guste, es el personaje principal, la serie está en su perspectiva, es un personaje bien creado y no se puede negar, pero a mí me parece soso. Muy soso. Me parece tan cliché y tópico el personaje de Jensen que hay momentos en los que no le soporto. Además, había veces que era insoportable y plano hasta más no poder. Eso sí, como digo una cosa digo la otra y fangirleo muchísimo su relación con Hannah. LA ESCENA DEL BAILE JODER. ESA ESCENA ES MI VIDA <3

En toda serie de televisión que se precie debe haber un personaje que se roba la escena en la que se encuentra, ese típico personaje que no puedes dejar de mirar desde el momento en el que aparece en el plano. Y ese personaje en 13 Reasons Why es Tony. El personaje de Tony es lo contrario al de Clay en todos los aspectos: un personaje nada tópico en mi opinión, no sabes lo que esperar de él y hay veces que no sabes de qué palo va (en todos los sentidos). Es agradable ver un personaje así, es un soplo de aire fresco. Más personajes como el de Tony, gracias.

Ha llegado el momento de hablar de dos de los personajes que más me han gustado: Jessica y Justin. La primera me parece el personaje mejor construido de toda la serie. Desde su primera aparición en la serie hasta la última, pasando por esa dolorosa escena del 1x09 de la cual no voy a hablar para no hacer spoiler, pero que a todos nos dolió en el alma. Jessica es uno de esos personajes que se supone que son malos, pero por los que también sientes pena, por lo menos en mi caso y creo que podría ser mi personaje favorito. Sin lugar a dudas.

Y por otro lado tenemos a su "novio", Justin, al cual todos odiamos desde el primer episodio, pero que según han ido avanzando en la trama hemos visto que su personalidad arrogante no es más que un escudo tras el cual se ve un personaje mucho más frágil y delicado, despreciado por su madre y en ocasiones por sus amigos, más solo que la una, vaya. Me gustan estos personajes que te los presentan como una cosa y terminan siendo otra. Punto positivo para 13 Reasons Why.

Respecto al final, tengo que decir que me ha parecido un final muy... no sé cómo explicar la verdad. Han cerrado las cintas de Hannah y en ese sentido todo ha quedado técnicamente resuelto, pero en mi opinión han dejado muchísimos cabos sueltos (no los voy a decir por no hacer spoiler, pero sabéis a que me refiero). Además, en un primer momento se pretendía no hacer más de una temporada, así que... ¿tenían pensado con tantos interrogantes para siempre? Eso sería muy cruel.

Lo que sí ha dicho Jay Asher es que se están replanteando realizar una segunda temporada debido al éxito y el hype que ha tenido la serie, lo cual es completamente normal. Netflix ha conseguido concienciar a la sociedad y tratar un tema tan serio como el bullying con una adaptación bastante buena que te deja con ganas de más y con la que acabarás en un mar de lágrimas. Cualquier persona que entra en Twitter sabe cual es la serie de moda y no es para menos. Llorarás más que con el final de Friends (bueno a lo mejor no, pero ahí, ahí).

Y bueno, amigos, esto ha sido todo por hoy. La verdad es que las trece razones de Hannah Baker me han dejado con ganas de más. Y ahora que me acuerdo, debo reivindicar el personaje de Skye, que me parece un personaje maravilloso al que no se le ha dado el suficiente protagonismo y que puede dar muchísimo más de sí. Espero que si hay segunda temporada se le de más visibilidad por favor, porque esa señorita se lo merece. Y a vosotros, ¿qué os ha parecido el final de 13 Reasons Why? ¿Y la serie en general? ¿Cuál es vuestro personaje favorito?


David (@DavidMichele8)

5 comentarios:

  1. Caramba, yo no llegué a la mitad del primer capítulo...

    ResponderEliminar
  2. Estaba buscando apreciaciones y la posibilidad de intercambiar con las mías! Y encontré todo en este blog.Vi la serie en dos días,con ninguna llegué a ese punto. El personaje de Hannah no era el típico estereotipo que normalmente se ve del " aislado de la clase" que luce mal,se viste mal,se ve triste,tiene excelentes notas,etc) Eso me gustó,porque es la historia de una chica normal,que bueno,tuvo una combinación de malas decisiones que se tomó con dramatismo y otras experiencias que realmente estaban a la altura de las circunstancias. ( Que adolescente no es dramático a veces? ) Y también muestra como todos,cualquiera,puede verse vulnerable a esa parte de la vida social durante la adolescencia. No coincido con respecto a lo del personaje principal. Puede ser que si resulte haber sido más un estereotipo,pero vamos,los estereotipos no nacen de un repollo,puede ser un personaje real tranquilamente,además aunque si bien tenía un hilo conductor,también conseguía sorprender y ser espontáneo a veces. Además,cómo no cautivar a los espectadores con esa inocencia que se dejaba mezclar con la fuerza de ese amor incondicional. Y con respecto al final,si! Me quedó una desilusión terrible,todo el tiempo deseaba ver a su madre poder ayudarlo y esperaba poder ver su reacción por lo menos al final de la serie. Porque genera mucha impotencia ver que tiene el recurso de poder acudir a ella ,que se nota, está dispuesta a todo por ayudarlo,además de tener buenos valores y estar desesperada por saber que estaba pasando. Pero bueno, ví los rumores de una segunda temporada. Ojalá sea asi,saludos para todos!

    ResponderEliminar
  3. Todavía no he visto todos los episodios, pero a mí 13RW me parece LA COMEDIA DEL AÑO.

    Esos padres controladores que no se enteran de nada pero pueden poner 14.237 caras de preocupación distintas...

    Esos director y psicólogo de instituto que se asombran al ver que los alumnos escriben guarradas en las paredes de los baños...

    Ese instituto que a las dos semanas del truculento suicidio de una alumna, con altarcito en su taquilla, medidas de apoyo, seguimiento exhaustivo, investigación interna y una posible demanda por cientos de miles de dólares, CELEBRA EL PUTO HALLOWEEN CON TODOS LOS ALUMNOS YENDO DISFRAZADOS A CLASE, como si fuera un parvulario, y hasta con profesores dando clase enfundados en un disfraz....

    Ese Tony el querubín malote, haciendo su imitación de Sal Mineo cada cinco minutos y siempre pegado al culo de Clay como si fuese su ángel de la guarda. Es un personaje que debería molar, pero tío, mides metro y medio, llevas tatus de pega y te pones chulo con los jugadores del equipo de fúbol: está claro que Hannah no es la única suicida...

    Ese chaval con acceso a Internet, pero que se la pela con material softcore. ¿En serio ve una foto de dos chicas besándose, una de ellas con camiseta y la otra en sujetador, y ya se pone palote? Ta sé que a los 17 años vas salido, pero eso me parece exagerado...

    Ese Alex Piolín, introducido en la trama para que el moñas de Justin pueda aparentar que impone algo...

    Esa animadora supersofis que se pone hasta el culo de chocolate caliente en verano y luego se queja de que tiene los brazos gordos. Tía, haber pedido una docenita de cupcakes para mojar...

    Esa cafetería pijipster y pretenciosa (vamos a tomar un chocolate a "Moné") en la que coincide TODO EL PUEBLO...

    Y sobre todo, sobre todo, esa chinita Lollobollo y sus padres gays. Coño, he oído a Arévalo contar chistes de mariquitas con menos estereotipos. Aquí he tenido que hacer un descanso.

    ResponderEliminar
  4. No me gusto 13RW, es muy parecida a una película que es sobre lo mismo, una chica que se suicida, los padres no se enteran y pasan las historias de todos a su alrededor y los traumas de cada uno, le falto visión al autor y bo basarse de una obra ya hecha, sabia que todo eso iba a pasar gracias a primero y hace 5 años a ver visto la película, en fin.

    ResponderEliminar
  5. Madre mía, cuánto hater suelto y eso que sólo hay cuatro comentarios...
    A mí la serie me ha gustado mucho, tanto por la historia y los temas que trata, como por los personajes. Es cierto que los últimos minutos del final me han dejado algo descolocada. Si no tenían intención de hacer más temporadas (porque sólo hay un libro que adaptar), no entiendo ese final tan abierto y tan... ¿alegre? Me ha chocado un poco, la verdad.
    Si deciden continuar con una trama nueva, veremos a ver qué tal va.
    Saludos ;)

    ResponderEliminar