Crítica Del 1x04 "Henceforth Known As Property" De The Good Fight: Revenge Can Bite Your Ass

7/3/17

La semana pasada, The Good Fight nos dejó con algunas preguntas sin resolver que bien podrían dejarnos sin uñas rápidamente. Sin embargo, otros asuntos apremian a nuestras protagonistas y, algunos, tienen nombre de caballero. Si queréis saber lo que ha pasado, no dudéis en seguir leyendo.

Esta conversación es ORO
El caso de esta semana ha sido muy actual y trata un tema que puede ser muy problemático en cuestiones legales – se ha podido comprobar en el episodio –. Laura Salano, una de las clientas veteranas de Reddick, Boseman & Kolstad, vendió sus óvulos a una pareja hace ya casi diez años dado que necesitaba el dinero, pero había una cláusula en el contrato que decía que, después de cinco años sin hacer nada con ellos, volverían a ser de la propiedad de Salano. Después de un cáncer de ovarios, los doce óvulos que quedan son su única esperanza de poder concebir un vástago. Lo que más me sorprende de este caso es la poca delicadeza y sensibilidad con algo que no es tuyo. La clínica de fertilidad tuvo los santos cojones de no decirle a Laura que iba a cerrar y los transfirió a la Politécnica de Chicago para que hiciesen con ellos lo que quisieran. ¡¿Pero esto os parece medio normal?! Será por la profesionalidad de Diane y Lucca, quienes llevan el caso, pero yo me hubiese liado a pegar gritos por todas partes. Estamos hablando de células humanas, pertenecientes a una persona, y se están saltando a esa persona porque les sale de ahí. Lo peor es que nadie se arrepiente, lo tratan como algo normal, como si fuese un pañuelo que no sirve para nada excepto para juguetear con él, cosa que me parece inadmisible. Un detalle que me ha gustado de este caso es que ha sido tratado por mujeres mayoritariamente – Lucca, Diane, Barbara, la abogada contrincante –, aunque el juez haya sido un hombre pero ha mostrado gran sensibilidad hacia el asunto, lo cual es de agradecer. Creo que, cuando un tema te toca tanto, uno se puede implicar mucho más en él y, en esa ocasión, ha aflorado una parte de Diane que no habíamos visto mucho antes. Su conversación con Barbara me parece de lo más interesante. Descubrimos que Diane quería tener hijos pero, realmente, su trabajo se interpuso en el camino y tampoco quería renunciar a él – es la lectura que saco –, y que a veces se pregunta cómo hubiesen sido sus hijos con Kurt – bueno, hablamos de si hubiese conocido a Kurt hace 30 o 25 años, ¿verdad? Que lo conoció hace ocho como mucho –. La posterior llamada de Lockhart a McVeigh me lleva a pensar que tiene dudas sobre si divorciarse o no. Recordemos que esta historia de amor ha sido, a pesar de discreta, fuerte y combatiendo al viento y a la marea. Volviendo a la conversación entre ellas, hay una cosa que me ha descolocado bastante es una de las respuestas de Barbara. Cuando le dice Diane que la diferencia entre los hijos y el trabajo es que los primeros sobreviven a ti, Barbara le responde que eso a veces no es bueno. Esto ha disparado todas mis alarmas. ¿Qué le habrá pasado a Barbara para que suelte eso? Me muero por saberlo. Ay, esta señora cada vez me gusta más. Finalmente, el caso termina con una  feliz resolución y bastante justa para Laura, ya que va a poder tener la posibilidad de convertirse en madre.

Ugh, este señor
Como ya adelanté al principio, ha habido un nuevo asunto con nombre de caballero, si es que se le puede llamar así. La vuelta a nuestras pantallas y a la vida de Diane de Mike Kresteva (Matthew Perry) ha encendido las alarmas en el bufete. Kresteva es ahora asesor en cuanto a los casos de brutalidad policial, los mismos que Reddick, Boseman & Kolstad intenta pelear hasta el final. Sinceramente, Lockhart ha hecho muy bien de no fiarse de Mike desde el segundo uno porque no ha parado de intentar colarles un gol por la escuadra. Primero con una citación para Maia, Diane, Adrian y Lucca – hola, chico de las citaciones. ¡Has vuelto! – y después con el Gran Jurado intentado poner palabras en boca de Lockhart que jamás había dicho. Es un señor que dejamos allá por la cuarta temporada de The Good Wife y creo que estaba bien dejado porque no puedo con él. Este señor me da un asco tremendo. Durante la campaña para convertirse en gobernador de Illinois utilizó la enfermedad de su hijo y, ahora, para ablandar los corazones de los presentes – véase Diane –, lo quiere volver a hacer con su muerte. ¿Pero qué pasa contigo, hijoputa? Si es que no tienes otro nombre, Kresteva. Es un ser despreciable. No sé cuánto por culo dará este señor pero no nos vamos a deshacer tan fácilmente de él.

♥-♥
De otro que no vamos a deshacernos fácilmente – y no quiero que pase para nada – es de Colin Morello, el ayudante del fiscal que conocimos en el anterior episodio. Esta vez no hemos visto a Colin en el juzgado, pero sí echando una mano a Lucca cuando se lo ha pedido y siendo supercuqui. Como ya dije, aquí noto una tensión no resuelta que va a dar para largo. Poco a poco, estos dos van a ir rozando más piel y es posible que haya unicornios vomitando arcoíris a su alrededor porque va a ser muy bonito todo. Me gusta la química que tienen y este tira y afloja tan de amigos pero, al mismo tiempo, de “aquí va a pasar algo y lo sabemos”. Por ahora tiene una cita para tomarse unos batidos – la anécdota de Morello ha sido too much –. Según la fecha, 14 de marzo, me da a mí que, si vemos la cita – sí, por favor –, será en el próximo capítulo.

Ay, mi niña
Por último, Maia no lo ha pasado muy bien en este episodio. Primero de todo, esperaba que volviésemos a verla en el juzgado, pero parece que eso tendrá que esperar. Entiendo que su trama personal sea lo que arranque el spin-off, pero quiero ver cómo va cogiendo tablas. Dejando este punto de lado, Maia ha tenido que lidiar con los bots, cuentas falsas en Twitter y el click-bait, una técnica muy de actualidad dado que el click y el número de visitas es lo que les importa ahora a los medios de comunicación online – lo de la rigurosidad de la información y la objetividad ha quedado atrás. Un profesor mío os lo relacionaría con la crisis del periodismo en un santiamén –. Esta vez se ha tratado de un exnovio que quería venganza por haberle dejado años atrás, pero ella no se ha quedado con los brazos cruzados. No sólo se ha enfrentado al tipo – le ha dado una bofetada con la que yo he aplaudido de la emoción –, sino que también le ha pagado con la misma moneda. Go, girl! Rindell está aprendido a pasos agigantados pero me encanta que se defienda con uñas y dientes, aunque a veces es un poco paradita, sobre todo al principio. Su tándem con Marissa está siendo una delicia. Gold no sólo es la compañera ocasional del nuevo investigador – según IMDb, se llama Jay Dipersiay – y la secretaria de Diane, también el apoyo fundamental de Maia en el bufete. Me encanta que se lo pasen tan bien y que hagan tan buenas migas. Al final de esta disputa, Adrian ha sido testigo de cómo el exnovio hostigaba a Maia y no ha dudado en defender a su empleada. Sin embargo, la frase “En este bufete, nos apoyamos los unos a los otros” me hace sospechar que va con segundas. A lo mejor no, pero lo ha dicho de una forma que creo que puede tener intenciones ocultas. ¿Maia tendrá que apoyar a su jefe en algún momento dado, como si estuviese cobrándose este instante en el que él la defiende? Me ha parecido muy tierna la escena en la que Rindell va a preguntarle a Boseman si la va a despedir debido a la noticia falsa que se publica sobre ella. Rose Leslie me va a matar con su cuquicidad dentro de poco. Tras llegar a un acuerdo con su exnovio, las noticias falsas siguen saliendo, pero no sabe de dónde. Nosotros sí: Mike Kresteva. Ugh, en serio, no puedo con este señor. Se me hizo bola en The Good Wife y no creo que eso cambie.

En general, el episodio me ha gustado, no más que el anterior, pero sí que ha tenido ciertas escenas interesantes y el caso es actual a la par que polémico. El problema que le veo al capítulo en sí es que tampoco me ha parecido gran cosa. En el anterior vimos a Maia haciéndole un gran favor a su padre, cosa que no ha avanzado en este y es uno de los aspectos más interesantes que nos presentan, y la introducción de Kresteva, como podéis observar, me toca un poco la moral porque es un señor que me da bastante asco. Espero que en el quinto capítulo sigan con la misteriosa lista y que a Maia le den un caso para que vaya cogiendo experiencia. Por otro lado, poco a poco, The Good Fight va creando su propio universo, añadiendo personajes nuevos y veteranos – por favor, quitadme a Kresteva de mi vista –, y lo va haciendo con paso firme y decidido. Seguimos teniendo el espíritu de Alicia Florrick vagando por la serie – cuando la ha nombrado Diane por casi me da un patatús – pero mucho menos que en los dos primeros capítulos.

Van a acabar siendo BFF y yo lo celebraré
Por mi parte nada más excepto animaros a que dejéis vuestros pensamientos, sentimientos o cualquier cosa que se os haya pasado por la cabeza al ver el episodio. ¿Qué lectura sacáis de la conversación entre Barbara y Diane? ¿La vuelta de Kresteva os ha gustado?

¡Hasta la próxima semana!

P.D: Corre la teoría de que los títulos de los episodios van a seguir un juego parecido a los de The Good Fight. En este caso sería una palabra por el primer capítulo, dos por el segundo, y así hasta el décimo, o que a partir del quinto vaya disminuyendo el número de palabras. A ver si se cumple o no.


Irene (@MissSkarsgard)

8 comentarios:

  1. ¡Hola Irene! Creo que me siento un poco como tú: el episodio me ha gustado, pero no me ha dado la vida. Me paro a pensarlo y creo que es, quizá, porque noto que le ha faltado algo de... no sé, de ritmo. El anterior fue explosivo, pero este se sentía más "tranquilito" y con historias que, aunque de rabiosa actualidad, no eran tan buenas ni interesantes a mi parecer. En cualquier caso, ha tenido escenas que me han gustado mucho (ese bofetón Irene, ORO). La de Diane y Barbara que comentas fue buenísima, me encantó que conectaran de esa forma: ese momento de paz, juntas, relajadas, simplemente tomando un trago y dejando al margen los malos rollos, intimando y mostrando otra faceta de Barbara... me parece un personaje muy prometedor. Además, me gustaría que Diane consiga una buena amiga al fin, otra mujer profesional y brillante que la entienda, con la que abrirse. Podría ser Barbara, a pesar de ese comienzo??

    El personaje de Perry es odioso, pero la verdad es que es de aplaudir el juego que da. Eso sí... lo mucho que he echado en falta a Alicia!!

    El spin-off me está gustando mucho, los personajes son buenos y el guión tan brillante como siempre. Lo que noto que falta es... no sé, que me acabe de fascinar, una protagonista con más fuerza. Alicia era mucha Alicia, y su "viaje" me interesó mucho más desde el principio. Kalinda también me conquistó desde el comienzo, y este investigador en cambio ni fu ni fa... en fin, que las comparaciones son odiosas xD por sí sola The Good Fight está muy bien, desde luego, pero la sombra de The Good Wife aún se me hace un poco alargada. Supongo que todo es cuestión de darle un poquito más de tiempo para que termine de despegar... sus personajes se me hacen simpáticos, pero aún me falta alguno, aparte de Diane, que me haga "enamorarme". No sé si me explico jaja

    Muchas gracias por tus críticas, te leo siempre aunque no comente en todas. Con ganas de ver el siguiente!! (que, por cierto, yo también tengo ganas de ver a Maia de nuevo batallando en los jugados!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (perdón por este tostón de comentario xD)

      Eliminar
    2. ¡Muchas gracias por tu comentario, Isidro! Lo estaba esperando como agua de mayo.

      Te entiendo bastante bien sobre lo que dices del ritmo. A mí me falta también ese algo que comentas, que me fascine, y es un detalle que noto mucho cuando vuelvo a ver los episodios los domingos (es un hábito que tenía con TGW y lo he trasladado a TGF por un motivo en concreto). A mí me cuesta verlos una segunda vez, no me motiva a pesar de lo buenos que siguen siendo los guiones y las interpretaciones. De todas formas, me tomo toda esta primera temporada como una toma de contacto; nuestro amor no se lo va a ganar de la noche a la mañana si tenemos en cuenta que tuvimos muchas dudas respecto a este spin-off.

      Sobre el capítulo en sí y la conversación entre Barbara y Diane, a lo mejor surge una amistad cuando la primera vaya confiando más en Lokchart y esta vaya viendo cuál es su lugar dentro del bufete. Va a costar pero puede ocurrir, no lo descarto. Este momento que comentamos me recordó, en cierta medida, a sus copas con Will en el despacho (que, además, es el despacho de Will en TGW porque hay que reciclar sets).

      No soporto a Kresteva. Sí, da juego, pero lo hace de tal manera que ni siquiera me cae simpático. David Lee es un cabrón y me cae simpático; Louis Canning es otro pieza y me cae medio simpático. Y claro, la sombra de Alicia estaba presente. No la echo mucho de menos pero se hace sentir, la muy "jodía" xD

      He leído que Diane es una digna sucesora de Alicia en cuestión de protagonismo y es cierto, otra cosa es que te guste más o menos. El planteamiento es interesante cuanto menos, pero estoy de acuerdo con lo que dices: la sombra de TGW sigue siendo alargada y la comparación está siempre en la punta de la lengua. Es normal y te comprendo a la perfección.

      Gracias a ti por leerlas y espero algún comentario tuyo en las próximas.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
    3. ¡No hace falta que pidas perdón por la longitud del comentario! Ya sabes que no le tengo miedo a los tochacos y que, además, son bienvenidos ;)

      Eliminar
  2. ¡Hola Irene! Hay que ver lo que les gusta a los King un buen bofetón, de Alicia a Peter, de Diane a Alicia y estrenan el spin-off con el de Maia al ex petardo. En serio, ¿tan dolido está y tan poco contento con su vida actual que tiene que meter mierda contra su ex de hace años? Asco. Lo mejor de esa parte para mí ha sido ver el team Maia-Marissa y la frase que comentabas de Boseman, yo no lo vi con segundas intenciones pero quién sabe. La verdad es que me parece muy buena persona lo poco que hemos podido ver de él y muy moderno y majete con su pendiente en la oreja jaja.

    El caso me ha parecido brutal en cuanto al contenido, ahora que este debate de la gestación subrogada se está planteando en España me ha dado mucho que pensar. Como bien decía el juez (momento chorra que me ha encantado: ¡reloj con internet a la papelera!), por mucho que legalmente haya que tratar la propiedad de ese óvulo como un objeto, no deja de ser una vida potencial.

    Espero con ganas ver esa cita con batidos de Lucca y el ayudante del fiscal, se hacen muy relajados y simpáticos sus momentos de flirteo. Por otra parte, me ha parecido también como a ti un poco flojo porque quedan solo 6 capítulos y de la lista con nombres no hemos sabido nada excepto que la iba leyendo en el ascensor. Si fuera una serie con 22 capítulos por temporada hubiera sido un buen capítulo, pero de esta forma me parece que tendrían que poner toda la carne en el asador en cada capítulo.

    Hasta la semana que viene :)

    P.D. Asco de personaje Kresteva utilizando la muerte de su hijo. ¿Por qué nos han traído aquí a este señor? Ya ni me acordaba de cómo había terminado su historia en The Good Wife y tampoco me importa. Ya bastante Ugh hemos tenido con David Lee en el piloto :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Bellatrix!

      Parece que sí, que a los King les encanta soltar alguna bofetada de vez en cuando, sobre todo si está muy bien puesta. Lo del exnovio de Maia me ha dado muchísimo asco. No tiene sentido que meta mierda ahora y, si está enrabietado por ello, que se vaya a mirárselo que falta le hace. Boseman no me parece mal tipo, pero ya me espero todo de todos, hasta una agenda oculta.

      El caso es muy interesante por lo que trata, pero hay algo en la ejecución que me ha dejado un poco fría. Le podían haber sacado más jugo. Pero sí que tengo muy en cuenta la sensibilidad del juez al tratar el caso.

      Yo tengo muchas ganas de esa cita con los batidos entremedias. Estos dos son un par de cuquis y bueno, a ver qué pasa, que pasará algo. Es posible que me haya parecido tan meh por eso que comentas. Al ser 10 episodios, ninguno tendría que ser de relleno y aquí lo he notado a pesar de que siga siendo un buen capítulo. A ver si el siguiente me gusta más.

      ¡Hasta la semana que viene! :)

      P.D: Prefiero mil veces a David Lee que a Kresteva; al menos me cae algo simpático con su mala baba. No entiendo la vuelta de Kresteva, es un personaje que me importó poco antes y ahora mucho menos. Esperemos que no tarden en largarlo.

      Eliminar
  3. Hola!

    Así que Kresteva... en la vida se me habría ocurrido tal repesca. Apenas recuerdo el papel que tuvo en TGW. Además me cuesta no ver a Chandler Bing :P

    Me ha parecido altamente cutre que su grupo de expertos en buscar mierda no contrasten nada las fuentes y den por buenas las noticias fake del exnovio de Maia. ¿No te parece muy cutre? Espero que al menos la trama se ponga interesante.

    Me gustan mucho Lucca y el ayudante del fiscal, que no recuerdo su nombre. Tienen un muy buen rollo y eso promete. Y al final Barbara y Diane terminarán llevándose bien y todo... aunque pienso que para el próximo episodio ya empezarán a meter presión a Diane para que pague "la cuota" no crees? Le habían dado un par de semanas y no veo que Diane haya vendido propiedades, joyas o ropa para sacar pasta jajaja

    A ver cómo avanza el caso principal de los Rindell... se va a retorcer, ya verás.

    Un besito Irene, y sí, espero que ventilen pronto a Kresteva, qué pereza da...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Petrushka!

      A mí tampoco se me hubiese ocurrido repescar a Kresteva. Creo que hay personajes mejores pero, ¿para dar por culo? Es posible que hayan dado en el clavo.

      Sobre lo que dices del grupo de expertos y las noticias fake, tengo mi teoría. Creo que el que ha seguido con ellas es el propio Kresteva después de que el exnovio de Maia llegase a ese acuerdo tácito con ella. Así que no es cutre sino una buena jugada si quieres joder al enemigo, y lo haces con el eslabón más débil de la cadena, Maia.

      No sé si Barbara y Diane terminarán llevándose bien, aunque tampoco lo descarto. De lo que sí estoy segura es que a Diane le van a pedir la pasta porque ya estarán hartos de esperar y con razón. Lockhart lo va a tener muy mal para pagar; a ver quién la salva en esta ocasión.

      Sobre el caso de los Rindell, tengo claro que se va a torcer, o por lo menos es lo que espero.

      ¡Otro beso para ti!

      Eliminar